Soliloquios

Octubre/Diciembre de 2010



Edición nº 13 Octubre/Diciembre de 2010



Soliloquios

Es felíz, porque sabe gozar de los recuerdos. (Anatole France)

por Ana Alejandre

La vieja maleta



He abierto su amplia panza en la que cabe todo el equipaje de una familia completa. Su vientre abierto muestra los diferentes compartimentos tapizados de seda en los que se pierden los calcetines, las prendas interiores y todos aquellos pequeños objetos de diversa naturaleza y múltiple utilidad. El soporte para las perchas sujeta un par de ellas que han evitado en muchos viajes las arrugas inoportunas en chaquetas y vestidos, permitiendo que llegaran a su destino sin el más mínimo deterioro a pesar del contenido compacto y variopinto de la maleta. Los ganchos cromados de las correas interiores brillan como el primer día, a pesar de que ya tiene varias décadas de viajes en diferentes medios de transporte y siempre en busca de destinos varios, desconocidos o familiares, pero siempre llevando una carga de ilusión expectante ante el viaje para el que la llenaba de ropas y enseres personales.

Esta vez no la abro para meter en ella el improvisado equipaje de un viaje apresurado, sino por el placer de volver a tocar su flexible superficie de cuero marrón, el sedoso tapizado de su interior y, sobre todo, sacar de ella, como un ilusionista saca una paloma de una chistera, los recuerdos de tantos y tantos viajes del pasado en el que esa maleta fue la compañera inseparable y útil que ahora, por un inesperado hallazgo entre tantos otros objetos depositados en el trastero, han traído hasta mí los recuerdos de unos años demasiado viajeros,en los que la maleta era tan común en mi paisaje cotidiano como la mesa o el sofá lo podían ser para otras personas más sedentarias o ancladas a una vida rutinaria.

En esta maleta me reencuentro en mi condición de viajera incansable, porque aún tienen, a cada lado del asa, mis iniciales plateadas, al igual que en su interior estaban aún los folletos del último barco en el que navegué y en los que se anunciaban determinados servicios durante la travesía. También está, en una de sus esquinas, el rasponazo que le dieron durante uno de los viajes aéreos cuando la bajaron del avión para llevarla a la terminal y ponerla en la cinta rodante del equipaje, según me explicaron. Tampoco faltaba la pegatina que le pusieron en la aduana al regreso de aquel viaje por el norte de África y del que traje muchos más recuerdos inolvidables en la memoria que los innumerables regalos típicos para familiares y amigos. En esta maleta está condensado el pasado viajero de su dueña, pero también la nostalgia por tantos lugares visitados, muchos amigos lejanos e innumerables vivencias acumuladas que brotaban del espacio vacío y cóncavo de la maleta abierta como las fauces de una ballena hambrienta. No puedo desprenderme de ella, compañera fiel de tantas travesías, como tampoco me podría desprender de las muchas fotografías, diapositivas, mapas y anotaciones de tantos viajes, porque lo único familiar y conocido que encontraba mientras duraba mi interminable éxodo era la sufrida maleta que me acompañaba como una muda mascota, testigo de tantas andanzas.

Es cierto que el pasado no vuelve, a no ser como fogonazos de la memoria en infinidad de imágenes, muchas veces deshilvanadas e inconexas sin orden cronológico o secuencial; pero cuando las imágenes brotan al contacto de un testigo mudo de esas vivencias recobradas, se hace mucho más patente la realidad de aquellos recuerdos que, por lejanos en el tiempo y en el espacio, muchas veces parecen proceder de un sueño, más que de un pasado realmente vivido en toda su realidad física y emocional. Por ello, la maleta, en desuso ya después de tantos buenos servicios prestados en el pasado, es como un testimonio concreto de esos innumerables viajes; pero en su propia presencia física encuentro la plasmación real de esas experiencias, retrayéndolas de la memoria al plano físico y dándoles así a esas imágenes el soporte real y tangible del que, por su naturaleza de simples recuerdos, carecen. .









 

Aviso Legal

Copyright 2010 .Todos los Derechos reservados
Prohibida la reproducción total o parcial de los videos y textos sin el expreso permiso de su titular.